Un pene no es una vulva, pero un tonto es un tonto

Antes de empezar, voy a hacer el esfuerzo de no mencionar ni una sola vez el nombre de aquello a lo que me estoy dirigiendo. Total, ya han amortizado con creces los insultos recibidos por unos y otros bandos. La campaña publicitaria ha sido un éxito absoluto. No harán falta presentaciones, supongo. Bien. Empecemos pues. Antes de nada, me gustaría enseñaros algo

alan-trans-400x330[1].jpg

Se llama, bueno, mejor dicho, se llamaba, Alan. Supongo que conoceréis su caso. Os hago un breve resumen. Desde los catorce años sus compañeros de clase se encargaron de hacerle la vida imposible por atreverse a decir que era transexual e ir de la mano con su novia por el instituto. Los insultos, las burlas y los gritos de “marimacho de mierda” acabaron ahogados en un vaso de alcohol… y pastillas. Lo cierto es que es uno de las decenas, cientos o quizás miles de casos, muchos de ellos silenciados y que aún no han salido a la luz. Chavales vulnerables que a parte de tener que lidiar con sus propios conflictos internos intentan aguantar como pueden ser desplazados a la más absoluta soledad en el mejor de los casos, y en el peor, a la calle desde un quinto piso o al cementerio con una sobredosis de drogas y medicamentos. Escuchadme, o mejor dicho, oídme. Me enseñaron desde pequeño, tanto en la escuela como en mi familia, la mayor parte de ella católica (sí, eso, aquello que ustedes dicen ser), que los valores cristianos de humildad, caridad, amor y respeto al prójimo eran los máximos exponentes de bondad moral. A lo largo de toda mi vida, aún habiendo ya renegado de mi fe católica (si algún día la tuve), intento obrar conforme a esos valores. Creo firmemente en ellos como máximo valor de la condición humana, estén sustentados o no en creencias religiosas. A esto le tengo que añadir, por supuesto, el valor incondicional de la libertad y la responsabilidad. Por supuesto que defiendo su derecho a la libertad de expresión. Faltaría más. Si les digo la verdad, ustedes son libres de ser unos indecentes que utilizan a críos indefensos como arma arrojadiza. Por supuesto que sí.  Estoy completamente de acuerdo con vosotros en que nadie debería prohibirles salir a la calle a pregonar a gritos si hace falta su pureza moral y a iluminarnos con su sabiduría. No sé qué les contestaría Alan si aún viviera para ver esto, pero estén tranquilos, ya lo hago yo por él. También lo hará el decano de la facultad de Derecho de la Complutense al que agredieron hace una semana, incluso la pareja homosexual que vio cómo de un día para otro su anuncio era retirado por el Corte Inglés por numerosas presiones de su organización. Lo harán todos aquellos “progres” que les abuchearon cuando predicaban su particular evangelio por Ciudad Universitaria. A diferencia de ustedes, la mayor parte de nosotros, católicos o no, tenemos el orgullo de poder contar con la decencia y la vergüenza entre nuestros valores principales. Me apena que ustedes se hagan llamar cristianos cuando trescientos sesenta y cinco días al año unos pocos voluntarios socorren a cientos de sintechos en la iglesia de Tribunal, cuando miles de catequistas, curas y sacerdotes dedican su vida entera a la caridad y a lavar la mala imagen que dejan los miembros de su pequeña secta y cuando miles de chicos se ven avergonzados de decirle a sus amigos que son católicos, por miedo a que se les pueda identificar con ustedes. Repito, su derecho a ser libre de ser unos indecentes es, como quedó recogido en la Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano, inalienable, eso sí, el mío y el de muchos otros a impedir que sigáis usando a niños indefensos para vuestros delirios mentales, también.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s