MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

Los que me conocen saben de sobra que no soy para nada amigo de los nombres. No niego que llamarle Juan o Rogelio a un desconocido con el que acabo de entablar conversación pueda ayudar de algún modo a estrechar lazos y a aumentar la confianza entre nosotros, ni que el nombre de una persona pueda servirle para reforzar su identidad personal y afianzar su autoestima. Sinceramente, puede que sea verdad, pero soy sencillamente incapaz de almacenar en mi cabeza una lista interminable de nombres que evocan a personas que lo más seguro es que no vuelva a ver en lo que me queda de vida. Algunos conocidos, sobre todo algunos compañeros de clase, saben que esta “fobia”a los nombres alcanzó su clímax un buen día de diario, mientras estaba leyendo (muy por encima) mi libro de biología, que parecía exigir mi atención con esos dibujitos de colorines que chillaban “mírame, aunque solo sea por el esfuerzo que les costó hacerme a los señores que crearon el libro”.

La página ciento noventa y cinco entonaba la siguiente canción: “fosforilación oxidativa: proceso de síntesis de ATP que se produce como consecuencia de la entrada de protones en la matriz mitocondrial a favor del gradiente electroquímico, conocido también con el nombre de fuerza protón-motriz. Esta entrada de protones, según la hipótesis quimiosmótica de Mitchell, genera un movimiento rotatorio del tallo dentro de la partícula F1 del ATP sintasa, que da lugar a la formación de ATP a partir de P y ADP en un proceso conocido como catálisis rotacional, con un funcionamiento que se asemeja al de un nanomotor molecular”. Lo primero que me dije a mí mismo es que cómo no iba a ser de este modo. Todo esto es evidente y quien no lo vea así es un analfabeto. Anda que no haber escuchado nunca “catálisis rotacional”o “fuerza protón-motriz”. Vergonzoso. Eso sí, con unas palabras tan grandilocuentes y pomposas habrá que creerselo, aunque solo sea por el esfuerzo del que redactó el libro, que sumado al del buen samaritano que hizo esas imágenes tan fantásticas, me han hecho ver la biología como si fuera el trailer de la octava entrega de Harry Potter, aunque con todo eso dé para una trilogía de largo. Tres horas más tarde, ya en mi casa, mientras comía y me recuperaba de la impresión producida por un chupa chups girando y produciendo moneditas de ATP, escuché a un señor político del partido X defender a todos sus compañeros de su presunta (que no falte esta palabra) financiación ilegal y choriceos alegando que estos no han podido ser imputados, porque ese era un término que ya no figuraba en la sopa de palabras endecasílabas e incomprensibles la jerga judicial. Lisa y llanamente, presuntamente su inocencia quedaba probada y más que probada por un término que presuntamente estaba desfasado y que carecía de actualidad. Claramente.

Lo que más me preocupa no es que hayamos descubierto otro argumento de autoridad en las palabras, una especie de “argumento nominal”, que no nos lleve ni a cuestionarnos sobre la veracidad de unos hechos cuya realidad depende de la cantidad de maquillaje que se les ponga encima, ni si quiera que haya personas que estén dispuestas a aceptar como dogmas de fe, ya no la existencia de un ser que trascienda la realidad sensible e incluso la comprensión de muchos de los que se hacen llamar sus hijos y seguidores, sino la vaciedad de unas palabras que parecen ser llenadas por el ego y la ignorancia de quien se cree sabio por saber pronunciarlas. Lo más indignante es que estemos despreciando el saber al que hemos llegado a lo largo de todos estos siglos asentándolo sobre un terminología que sirve de excusa a muchos  mediocres para hacerse llamar expertos. Lo más indignante es que la fe del siglo XXI se base en un amasijo de términos que solo unos pocos comprenden. Lo más indignante es que como sigamos así a Harry Potter le van a salir tantos enemigos y trilogías como combinaciones posibles se puedan hacer con las letras de la palabra Voldemort . Bueno, quizás a J.K.Rolling no le parezca tan mala idea después de todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s