MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

Los que me conocen saben de sobra que no soy para nada amigo de los nombres. No niego que llamarle Juan o Rogelio a un desconocido con el que acabo de entablar conversación pueda ayudar de algún modo a estrechar lazos y a aumentar la confianza entre nosotros, ni que el nombre de una persona … Sigue leyendo MUCHO RUIDO Y POCAS NUECES

Anuncios